Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24/05/13

Para Nietzsche el nihilismo se asienta en la interpretación cristiano-moral del mundo, interpretación que se produce en toda la cultura, es decir, en la filosofía, en la política, en el sistema social o en la ciencia. La historia de Occidente es la historia de una decadencia, de una profundización en la negación (filosófica, religiosa…) de los auténticos valores de la vida que tiene como consecuencia la voluntad de nada.
El nihilismo es un movimiento histórico peculiar de la cultura occidental, es el destino de los pueblos occidentales; no es un movimiento filosófico. Significa que Dios, como origen de todo lo real, ha perdido su fuerza obligatoria, y que, por tanto, el hombre ha
perdido su orientación en el mundo.
El nihilismo tiene dos aspectos: uno negativo, pues significa la destrucción de valores, la crítica destructiva de la tradición occidental; otro positivo, pues supone el reconocimiento de las condiciones por las que Occidente ha llegado a ser nihilista (es la expresión vital de la “voluntad de poder”). Estos dos aspectos simbolizan la necesidad de negar para poder afirmar.
En los intentos para escapar del nihilismo destacan tres momentos. En primer lugar, aparece la duda, la desorientación, que es consecuencia inmediata de la destrucción de valores. En segundo lugar, aparece la reflexión, un distanciamiento de la tradición occidental, es la afirmación del nihilismo. Por último, aparece una nueva valoración de la vida, la “esperanza”, la “gran aurora”. Éste es el punto de inflexión hacia una nueva perspectiva del ser (ontología) y del hombre (antropología). Esta nueva valoración significa la superación del nihilismo que se produce por la creación de valores que den sentido al hombre y la vida, y por la transvaloración (“transmutación”) de los valores que condujeron a la nada. La superación del nihilismo no se produce por la reflexión de la razón, sino por instinto, es la “voluntad de poder” la que destruye y crea nuevos valores.
La nueva moral está basada en el deseo apasionado de vivir, en la exaltación de la vida sin traba alguna pues la vida es el valor absoluto al que se subordinan los demás.

Read Full Post »