Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘(IM)PERT(I/E)NENCIAS’ Category

Artículo escrito por Francesc Valls, aparecido en El PAÍS el día 26 de Febrero de 2012.

La policía y la ley

Por: Francesc Valls| 26feb2012

Woody Allen en uno de los diálogos cinematográficos en los que trata de seducir de Diane Keaton sintetiza de esta forma su enfrentamiento con los que califica de “dos matones”: “A uno le dí con la barbilla en la rodilla; al otro con mi estómago en su puño”. Bien, pues esa es la impresión que se puede sacar de las cargas policiales tanto contra los indignados de en la plaza de Catalunya de Barcelona en mayo del año pasado como de lo sucedido estos días en Valencia. Los manifestantes golpearon con la barbilla contra las rodillas de los agentes y con los estómagos sobre sus indefensos puños.

En Barcelona, a pesar de la literatura generada por el consejero de Interior Felip Puig, las imágenes de indignados golpeando a los agentes no se han visto. Los mossos el 27 de mayo del año pasado actuaron, según el juez que investiga el caso, de forma “vejatoria, intimidatoria y amenanzante”- Además no llevaban su obligatorio número indentificación a la vista. En perfecta coordinación entre cuerpos, en Valencia las efectivos de la Policía Nacional que cargaron contra los estudiantes de secundaria tampoco iban identficados, pero, eso sí, han logrado hacerse con un arma que atesoraba, según el jefe superior de policía, “el enemigo” : “una piedra, plana, hexagonal y negra”.

Armas de destrucción masiva al margen, la lamentable actuación policial en las calles de la capital del Turia ha evidenciado el poder del corporativismo. Solo de esta manera puede entenderse que el Sindicato Unificado de Policía tachara el martes 21 de este mes de “cobarde” y “moralmente miserable” al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Minutos antes, el ministro había asegurado a Catalunya Ràdio que abriría una investigación por si se había producido “algún exceso” en la actuación policial. Luego Fernández Díaz rectificó y dijo que los “excesos” se referían a los radicales y no a las fuerzas del orden.

El peso del corporativismo policial se impone a la autoridad democrática que en realidad no pasa de ser, a ojos del eterno funcionariado rancio, un mero interinato. Produce sonrojo que un ministro deba rectificar de manera tan humillante, pero claro ahí el poder político debería preguntarse por qué sus actuaciones, más que defender a la ciudadanía, tienden a contentar a la corporación. Apenas ha pasado una semana desde que el Gobierno central decidiera indultar a cinco mossos d’esquadra condenados por torturas en sentencia firme por el Tribunal Supremo. Los cinco agentes confundieron el 27 de julio de 2006 al ciudadano rumano Lucian Paduraru con el autor de un robo violento. Sin identificarse como policías, los mossos en cuestión le propinaron una paliza, le amenazaron de muerte y en el traslado a comisaría le introdujeron una pistola en la boca. El detenido iba acompañado de su mujer, embarazada, que también sufrió un trato degradante. Pues bien, los apoyos recibidos de políticos y compañeros del cuerpo y una “investigación” aportada por el Ministerio de Interior y la Generalitat después de la sentencia del Supremo movieron al Gobierno a mostrar su clemencia. La generosidad del Ejecutivo central permitirá que los agentes reingresen en el cuerpo y no pasen por el engorro de estar en la cárcel, burlando así la sentencia judicial.

El trabajo de policía no es fácil. Es peligroso y requiere entrega. Pero en manos de las fuerzas del orden la sociedad deposita el monopolio de la violencia y, por tanto, la transparencia debe estar a la altura del encargo. Convertir la arbitrariedad en norma es situar a una casta por encima del imperio de la ley.

Read Full Post »

Artículo de Félix Ovejero publicado en El País, el día 7 de Marzo de 2012

Las razones y las calles

La izquierda está contra las cuerdas y la derecha crecida. A primera vista no se entiende. Era George Busch quien gobernaba en Estados Unidos aquel 15 de septiembre de 2008, cuando Lehman Brothers anunció su quiebra y comenzó el lío. Y no pasaba por allí, que llevaba ocho años en el poder. Lo que se nos vino encima, que no era pequeño, no dejaba en buen lugar a los conservadores. Para que se hagan una idea, con un comparación que a estas alturas ya se queda pequeña, el precio de los rescates en EE UU supera a la suma de lo que costaron la compra de Luisana, el Plan Marshall, la crisis de las cajas de ahorro de los 80, las guerras de Corea y Vietnam, la invasión de Irak, el New Deal y el presupuesto entero de la NASA incluidos los viajes a la Luna.

Después de paladear el inventario, resulta difícil entender de donde sacan pa tanto como destacan los que a diario nos vienen con la cantinela de la incondicional eficiencia privada y los despilfarros de los gobiernos, que existen, pero que, en comparación, apenas alcanzan para cubrir el catering de las reuniones en las que se decidían estas oceánicas transferencias de riqueza.

Para los fundamentalistas del mercado desregulado como si llueve. Según ellos, el mercado, cuando se respetan los acuerdos libremente aceptados, garantiza que cada cual cargue con las consecuencias de sus —buenas o malas— acciones. Vamos, que el que la hace la paga y además, en sus justas dosis, en proporción a sus aciertos o desatinos. No sólo eso, además, el mercado, sin intromisiones institucionales, asegura la prosperidad. Mejor imposible. Mérito y bienestar, justicia y eficiencia. Con estos mimbres los conservadores amueblan su andamio retórico y sus muchachos se pasean por las radios.

Se ha penalizado a los decentes y ha habido una amplificación incontrolada de las patologías

Un relato que la crisis ha revelado lleno de costurones. Ni uno de sus principios se ha mantenido. Los ciudadanos hemos visto violados acuerdos fundamentales a pesar de cumplir con nuestra parte: empresas y hogares solventes que, sin haberse enredado en apuestas arriesgadas, han encontrado cerradas sus fuentes de financiación; trabajadores a los que se les modifican las condiciones laborales (indemnizaciones por despido, calendario laboral, cotizaciones sociales de los empresarios) pactadas en complicadas negociaciones y, en muchos casos, convertidas en derechos; votantes que ven como se desmantela un Estado del bienestar que los partidos se comprometieron a sostener; empleados públicos a quienes se reprocha su estabilidad laboral, algo que estaba en el acuerdo inicial que establecieron cuando optaron a sus puestos.

Tampoco se ha cumplido el principio de que “quien la hace, la paga”. Ni los bancos cargaban con el riesgo de las hipotecas ni los intermediarios financieros tenían que degustar el veneno de las titulaciones que inyectaban en las venas del sistema financiero. La supuesta relación entre las acciones y la (justa) retribución quedaba en nada cuando las agencias de calificación, contratadas por las propias entidades que evaluaban, sabían que si hacían debidamente su trabajo, lo perderían, que su mejor modo de conservar el negocio era callarse, o cuando los sistemas de las bonificaciones e incentivos alentaban en los empleados de los bancos de inversión o de gestión de fondos una apuestas temerarias a corto plazo con las que ellos ganaban un fortuna, despreocupándose por los intereses de sus clientes y hasta de sus empresas.

Con todo, los mayores descosidos los ha experimentado la retórica de la bondad de los resultados, según la cual, la competencia desregulada asegura el bienestar y, de paso, el castigo del mal comportamiento. En realidad, se impuso lo contrario, una penalización de los decentes y una amplificación incontrolada de las patologías. Recuerden cómo se extendió la mancha. Un prestamista sensato en la concesión de hipotecas, al encontrase con que sus competidores capturaban —a más elevados intereses— a los prestatarios que él rechazaba y que, por ello, su cuota de mercado y sus acciones caían, se enfrentaba a un dilema: seguir con la prudencia y desaparecer, o asumir riesgos, como sus rivales. Hasta aquí, el mecanismo de penalización clásico del mercado: el que la hace, la paga. Pero con la desregulación ya nada era igual. Ahora las hipotecas se podían reexpedir a las empresas de Wall Street para su titulación y trasladar los riesgos. Se acabaron los miramientos para conceder préstamos. La temeridad era la única estrategia ante competidores que, aunque no quisieran, recelosos de que se les anticiparan, se comportaban con temeridad. Una historia que se repitió, amplificada, en el siguiente escalón, cuando las empresas de Wall Street ponían en circulación las hipotecas titulizadas. Los primeros aún podían saber alguna cosa acerca de la fiabilidad de los prestamistas; en Wall Street no tenían ni idea. Hasta es posible que pensaran que los otros tenían razones para examinar las hipotecas. Es posible, aunque no es seguro. Después de todo, mediante los famosos CDO, Goldman Sachs apostó en contra —para obtener beneficios en el caso de que quebraran— los valores que recomendaba comprar a sus clientes diciéndoles que eran tan seguros como las letras del Tesoro.

Hay quienes solo pueden salir a manifestar que también tienen intereses, seguramente más justos

Pero aunque el relato conservador no se sostenga, la izquierda no levanta cabeza. La crítica no es suficiente. Hacen falta propuestas. Un terreno yermo, si miramos el panorama más cercano. Pero hay vida más allá de nuestra triste izquierda. Basta con compararnos, ahora que se aproximan las elecciones francesas, con nuestros vecinos. Un par de ejemplos que confirman que la radicalidad no es enemiga de la calidad: la defensa de un Estado garante del contrato social y de la protección bienestarista de Philippe Aghion, en Repensar l’État, o las iniciativas fiscales basadas en los principios de equidad, progresividad real y democracia de Thomas Piketty en Pour une révolution fiscale.

Desafortunadamente tampoco basta con tener claros retos y soluciones. En el desierto y sin alimentos, o con una enfermedad curable y sin seguro médico ni recursos, de poco me sirve conocer la solución a mis quebrantos. Al final, lo importante es poder aplicar las propuestas. El poder, que de eso va la política real.

También en esto hemos aprendido. Por ejemplo, que mientras a unos pocos les basta con una llamada de teléfono para pedir un cambio en la Constitución o con asomarse a los medios de comunicación para recordarnos que no están dispuestos a invertir si no se generan ciertas condiciones de confianza, de confianza para ellos, a muchos otros no les queda más que salir a la calle para recordar que también tienen intereses, seguramente más justos. Y si no lo hacen, saldrán perdiendo. Disponen de menos poder y, por eso mismo, les resulta mucho más difícil ser escuchados.

No exagero. Es otra de las lecciones de la crisis, en particular de los altos ejecutivos del sector financiero, quienes, en virtud de su posición de poder —de problemas de agencia y de información asimétrica— con los propietarios, pudieron fijar sus propios salarios, sin que importase “su productividad”. Sus enormes ingresos derivaban de su poder negociador. La enseñanza: el poder político, como el empresarial, se decanta por la línea de menor resistencia. Tiene que decidir qué modifica y qué da por sagrado, qué da por bueno y qué no. Una elección en la que importa la fuerza de cada cual, no la justicia de lo que pide.

Y aquí las cosas pintan mal. Tengo dudas acerca de la eficacia de la reforma laboral, pero de lo que no tengo duda alguna es de que modifica las relaciones de fuerza entre los trabajadores y los empresarios ni de que, más temprano que tarde, eso tendrá consecuencias en la redistribución de la renta. Nos jugamos bastantes más cosas que una hipotética recuperación a cualquier precio. Y quien no esté de acuerdo, quien crea que todo vale, debería reconsiderar la legislación del trabajo infantil. De momento ya se discute el derecho a quejarse y, a la mínima, los dicharacheros portavoces de la derecha reaccionan como si vinieran los hunos. Un respeto, que no hacemos más que aplicar lo aprendido.

Félix Ovejero Lucas es profesor de Economía de la Universidad de Barcelona.

 

Read Full Post »

Artículo aparecido en EL PAÍS.

TRIBUNA: EMILIO LLEDÓ

¿Quién privatiza a los políticos?

Hay que buscar las razones de la degeneración intelectual de parte de la clase política. Es un deber de la sociedad descubrir las razones ocultas de las privatizaciones. ¿Cómo recuperaremos lo que hemos perdido?

EMILIO LLEDÓ 04/10/2011

La defensa de lo público hace vivir la democracia. Hay, por supuesto, opiniones en contra que parecen apoyarse en ese latiguillo de la libertad individual para fomentar la riqueza; de la libertad de emprender, de crear, que se oculta bajo la oscurecida palabra de liberalismo. No se puede negar la importancia de los llamados bienes de consumo que, al parecer, la economía y los economistas administran. Pero el verdadero sustento de la sociedad, de la vida colectiva tan importante como la vida de la naturaleza, es la educación, la cultura, la ética. Ellas son las verdaderas generadoras de riqueza ideal, moral y material.

La democracia, que nació como lucha hacia la igualdad por medio de la reflexión sobre las palabras y por el establecimiento de unos ideales de justicia y verdad, no puede rendirse a las privatizaciones mentales de paradójicos libertadores. Sin embargo, apenas se insiste en el hecho de que la crisis que padecemos es una crisis que tantos competentes expertos, siguiendo el principio de la libertad y la competitividad, no han sabido evitar, ni tampoco las diversas burbujas -sobre todo las propias burbujas mentales- que inflaban y aireaban. Burbujas que, parece ser, les han permitido construir sin que nadie les pida responsabilidades por sus liberadas y productivas ganancias.

No es, sin embargo, una discusión sobre problemas económicos, cuyos entresijos y burbujeos desconocemos, a lo que voy a referirme, aunque haya siempre un principio de honradez y verdad en el que, seguro, todos nos entenderíamos. Aludiré únicamente a una de esas frases vacías que hincha las palabras de ciertas oligarquías. Desde hace años, de nuevo en estos días, como manifestación del menosprecio por la enseñanza pública y por sus profesores, se habla de la libertad de los padres para elegir el centro en el que educar a sus hijos. Esa defensa libertaria no tiene que ver con el deseo de que se practique en la educación una verdadera libertad: la libertad de entender, de pensar, de interpretar, de desfanatizar, de sentir. Libertad que, por encima de todas las sectas, debería fomentar la combatida Educación para la Ciudadanía y la identidad democrática. Una libertad que enseñase algo más que la obsesión por el dinero y por el solapado cultivo de la avaricia. A lo mejor, esa educación les obligaba a dimitir a algunos personajes de la vida pública, por vergüenza del engaño que arrastran y contaminan. Mejor dicho: haría imposible que se dieran semejantes individuos.

Ese sermoneo se funda sobre todo en el fomento de la privatización de la enseñanza que alimenta el dinero y la desigualdad. ¿Pueden gozar de esa libertad todos los padres? ¿También los de los barrios más modestos de las grandes ciudades? ¿Pueden ser libres para mandar a sus hijos a esos colegios privados? Centros que proliferan por nuestro país y que apenas pueden compararse, a pesar de sus supuestas y publicitadas excelencias, con cualquier colegio o instituto público de Francia o Alemania. Por lo visto los padres franceses o alemanes ni siquiera se han planteado esa posible libertad que, lógicamente, no necesitan. En ese mismo derrotero andan algunas universidades, que anuncian sus excelencias pregonando que “los alumnos encontrarán las profesiones que les permitirán colocarse rápidamente en la empresa”. ¡Magnífico ideario para fomentar la vida universitaria, la pasión por el saber, el crear, el innovar! En el fondo, toda esa propaganda libertaria es fruto de planteamientos políticos, de dominio ideológico, de sustanciosos prejuicios clasistas, que con doble o triple moral predican libertad, cuando lo que realmente les importa, aunque quieran engañarse y engañarnos, es el dinero. Solo por medio de una ideología de la decencia, de la justicia, de la lucha por la igualdad, tan problemática siempre, puede alzarse el sistema educativo de nuestro país, de todos los países. No puedo por menos de citar un texto de Giner de los Ríos, entre muchos de los que podrían citarse del olvidado precursor: “El dogmatismo, el dominio sectario sobre los espíritus, el afán de proselitismo doctrinal, tantas otras formas de opresión y de coacción muestran cómo esa tutela se corrompe, y en vez de disponer gradualmente al hombre para su emancipación procura disponerlo para perpetuar su servidumbre”.

En este punto tendríamos que preguntarnos: ¿Quién privatiza a los políticos? ¿Qué palabras huecas, convertidas en grumos pegajosos aplastan los cerebros de los que van a administrar lo público, o sea lo de todos, si la corrupción mental ha comenzado por deteriorar esas neuronas que fluyen siempre hacia la ganancia privada? No se entiende bien cómo a esos destructores de la idea de lo público les votan aquellos que perderían lo poco que tienen en manos de tales personajes. A no ser que la mente de esos súbditos haya sido manipulada y, en la miserable sordidez de la propia ignorancia, esperen alguna migaja, algún botón del traje que viste el supuesto partido político que les arrastra.

Habrá, como digo, que ir estudiando las razones que mueven el comportamiento de esos padres de la patria que tienen el deber de organizar, no para su provecho y el de sus amigoides o amigantes, eso que se suele llamar, más o menos acertadamente, el bien común. Un pueblo “maravillosamente dotado para la sabiduría”, como decía Machado, y al que hay que dar ejemplo para que no pierda el sentido de la justicia, de la honradez. Es importante conocer en los defensores de la libre empresa, en los apóstoles de la privatización, qué empresa, ideología, fanatismo, les ha privatizado a ellos. Porque se trata de evitar que la patología individual de esos sujetos se convierta en patología, donde se hunde la vida colectiva.

Es un deber de la sociedad investigar y descubrir las razones ocultas de las privatizaciones. Parece que la raíz de todas ellas, con independencia de determinadas claves genéticas, brota también de la educación, de los ideales que, al abrirnos al mundo del saber y la cultura, hayan acertado a enseñarnos aquellos en cuyas manos está alumbrar la inteligencia y la sensibilidad. Las opiniones que se clavan en las neuronas y que determinan la forma de actuar sobre las palabras y sobre aquello a que esas palabras nos empujan, proviene de esos reflejos condicionados que, desde la infancia, han aprisionado nuestra manera de ver e interpretar el mundo.

Podemos intuir que la degeneración intelectual de buena parte de la clase política, y de los llamados emprendedores -los que, por ejemplo, emprendieron la destrucción de nuestras costas-, procede de esos conglomerados ideológicos en los que se mezclan, con la indecencia, alguno de los males a que se ha aludido. ¿Quién privatiza a los políticos? ¿Quién nos devolverá, en el futuro, la vida pública, los bienes públicos, que nos están robando?

 

Read Full Post »

Inundados en lágrimas secas.

… he muerto cientos de veces… y yo vuelvo a la oscuridad…

Read Full Post »

Al cantautor canadiense Leonard Cohen le han concedido el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Su voz, de una cadencia y profundidad que la hacen única, su música y sus maravillosas letras, son algo que no deberíais perderos.

Puesto que el premio que le han concedido es a las Letras, os dejo, creo, la mejor versión de la canción Hallelujah de L. Cohen, interpretada por el genial Jeff Buckley.

Disfruta…

Read Full Post »

[Este texto reivindicativo me lo ha enviado una ex-alumna. Gracias Carla!]

España debe bajar su déficit en 9,4 puntos porcentuales en la próxima década, una de las reducciones más drásticas del mundo, según el Fondo Monetario Internacional… que además pide un recorte en las prestaciones sanitarias de nuestro paí­s para reducir la deuda. Menudo panorama. ¿No crees que ha llegado el momento de coger el toro por los cuernos?…

ELIMINAR EL SENADO. NORUEGA, SUECIA, DINAMARCA, NO TIENEN SENADO, ALEMANIA SOLO 100 SENADORES, EE.UU. UN SENADOR POR CADA ESTADO. LOS GRANDES TEÓRICOS DEL DERECHO INTERNACIONAL Y CONSTITUCIONAL (DUVERGER, JELLINEC, ETC.) OPINAN QUE ES UNA CÁMARA INNECESARIA, PRESCINDIBLE Y QUE ESTÁ EN EXTINCIÓN, ¿ENTONCES POR QUÉ TENEMOS QUE MANTENER A 260 SENADORES? DE ESTA FORMA AHORRAREMOS 3.500 MILLONES DE EUROS CADA AÑO.

ELIMINAR LA PENSIÓN VITALICIA DE TODOS LOS DIPUTADOS, SENADORES Y DEMÁS “PADRES DE LA PATRIA”.

REVISAR LOS SUELDOS DE ESTOS ALCALDILLOS DE TRES AL CUARTO QUE SE PONEN LOS SUELDOS QUE LES DA LA GANA.

CAMBIAR LAS LEYES, Y ADEMÁS DE CÁRCEL PARA LOS LADRONES, OBLIGAR A QUE TODO EL DINERO QUE HAN ROBADO LOS POLÍTICOS Y DEMÁS “ADJUNTOS” VUELVA A LAS ARCAS DE DONDE HA SIDO ROBADO. (p.e. Pachulis, Pantojas, Bonos, Juan Guerra, hija de Chavez, Camps, Matas, Fabra, Munar, etc…)

ELIMINAR TODOS los coches oficiales (no es posible que tengamos más coches oficiales que USA).

Anular TODAS las tarjetas VISA oficiales (que cada uno page con la propia) y poner en la calle a TODOS los “cargos de confianza” (tenemos funcionarios de sobra para encargarse de esas labores).

ELIMINAR A TODOS los diplomáticos excepto un embajador y un cónsul en cada país. (No es posible que gastemos en esto más que Alemania y El Reino Unido).

Con eso, y con rebajar un 30% las partidas 4, 6 y 7 de los PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO (transferencias a sindicatos, partidos políticos, fundaciones opacas y varios) se ahorrarían más de 45.000 millones de Euros, no haría falta tocar las pensiones ni los sueldos de los funcionarios, como tampoco harí­a falta recortar 6.000 millones de Euros en inversión pública.

Tiene razón el FMI cuando dice que “un buen plan de ajuste podrí­a incluso acelerar la actividad económica”.

CON LA MITAD DEL DINERO QUE EL ESTADO SE AHORRARÍA CON ESTAS MEDIDAS, SE ACABARÍA LA CRISIS EN ESPAÑA

EL GOBIERNO: Ha bajado el sueldo a los funcionarios, suprimido el cheque-bebé, congelado las pensiones y reducido la ayuda al desempleo, (EL PARO), para afrontar la crisis que han generado los bancos los políticos y los especuladores bursátiles.

Nos gustaría transmitirle al Gobierno lo siguiente:

Dediquen su empeño en rebajar LA VERGÜENZA DEL FRAUDE FISCAL, que en España se sitúa alrededor del 23% del P.I.B. (10 puntos por encima de la media europea) y por el que se pierden miles de millones de ?uros, fraude que repercute en mayores impuestos para los ciudadanos honestos.

TENGAN LA VERGÜENZA de hacer un plan para que la Banca devuelva al erario público los miles de millones de euros que Vds. les han dado para aumentar los beneficios de sus accionistas y directivos; en vez de facilitar el crédito a las familias y a las empresas, erradicar las comisiones por los servicios bancarios y que dejen de cobrar a los españoles más humildes ?30.01, cada vez que su menguada cuenta se queda sin saldo. Cosa que ocurre cada 1º de mes cuando les cargan las facturas de colegios, comunidades, telefonía, Etc. y aun no les han abonado la nómina.

PONGAN COTO a los desmanes de las empresas de telefonía y de ADSL que ofrecen los servicios más caros de Europa y de peor calidad.

ELIMINEN la duplicidad de muchas Administraciones Públicas, suprimiendo organismos innecesarios, reasignado a los funcionarios de carrera y acabando con los cargos, asesores de confianza y otros puestos nombrados a dedo que, pese a ser innecesarios en su mayor parte, son los que cobran los sueldazos en las Administraciones Públicas y su teórica función puede ser desempeñada de forma más cualificada por muchos funcionarios públicos titulados y que lamentablemente están infrautilizados.

HAGAN que los políticos corruptos de sus partidos devuelvan el dinero equivalente a los perjuicios que han causado al erario público con su mala gestión o/y sus fechorías, y endurezcan el Código Penal con procedimientos judiciales más rápidos y con castigos ejemplares para ellos.

INDECENTE,  es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 ?/mes y el de un diputado de 3.996, pudiendo llegar, con dietas y otras prebendas, a  6.500 ?/mes. Y bastantes más por diferentes motivos que se le pueden agregar.

INDECENTE, es que un profesor, un maestro, un catedrático de universidad o un  cirujano de la sanidad pública, ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.

INDECENTE, es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca (siempre por unanimidad, por supuesto, y al inicio de la legislatura).

INDECENTE, es que un ciudadano tenga que cotizar 35/40 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste sólo con siete, y que los miembros del gobierno, para cobrar la pensión  máxima, sólo necesiten jurar el cargo.

INDECENTE, es que los diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país  que están  exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF.

INDECENTE, es colocar en la administración a miles de asesores = (léase amigotes  con sueldos que ya desearían los técnicos más cualificados)

INDECENTE, es el  ingente dinero destinado a sostener a los partidos y sindicatos pesebreros, aprobados por los  mismos políticos que viven de ellos.

INDECENTE, es que a un  político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para  ejercer su cargo (ni cultural ni intelectual).

INDECENTE, es el coste que representa para los ciudadanos sus comidas, coches oficiales, chóferes, viajes (siempre en  gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.

INDECENTE, No es que no se congelen el sueldo sus señorías, sino que NO se lo bajen.

INDECENTE, es que  sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año.

INDECENTE, es que ministros,  secretarios de estado y altos cargos de la política, cuando cesan, son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del ERARIO PÚBLICO.

Y que sea cuál sea el color del gobierno,toooooooodos los políticos se benefician de este moderno “derecho de pernada”  mientras no se cambien las leyes que lo regula.

¿Y quiénes las cambiarán? ¿Ellos mismos? Já.

Juntemos firmas para que haya un proyecto de ley con “cara y ojos” para acabar con estos privilegios, y con otros.

¡¡¡ Haz que esto llegue al Congreso a través de tus amigos !!!

ÉSTA  SÍ DEBERÍA SER UNA DE ESAS CADENAS QUE NO SE DEBE ROMPER, PORQUE SÓLO  NOSOTROS PODEMOS PONERLE REMEDIO A ESTO, Y ÉSTA, SI QUE TRAERÁ AÑOS DE  MALA SUERTE SI NO PONEMOS REMEDIO, está en juego nuestro futuro y el de nuestros hijos.

    DONDE ESTAN LOS ESPAÑOLES

    QUE LEVANTAN MASAS PARA EL FUTBOL

   Y NO PARA DEFENDER NUESTROS DERECHOS.

 

ESTÁS DE ACUERDO ?, DIFÚNDELO.

 

Un saludo a todos.

Read Full Post »

Ved cómo actúa la policía democrática. Qué suerte tener unos gobernantes tan diferentes a los gobernantes de países como Libia, Egipto, Siria, etc.

http://www.youtube.com/watch?v=s0eFzZFpoQs&feature=uploademail

https://www.youtube.com/watch?v=Geg_6Xoy04s&feature=player_embedded

https://www.youtube.com/watch?v=h-6R-hCvoZI

http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/422043/index.php

http://latele.cat/

Read Full Post »

Hacía tiempo que no escuchaba los comentarios de la ínclita Pilar Rahola. Reconozcamos que hay que tener un estómago a prueba de bombas para permanecer impertérrito tras uno de sus análisis: no es fácil digerir discursos (porque lo de ella son auténticos discurso proselitistas) en los que, por ejemplo, se defienda a presuntos asesinos (tanto en la forma de individuos particulares, como en la forma de Estados).

Sin embargo, esta mañana, he cometido el error, con la intención de saber qué pasaba con el desalojo de la Plaça de Catalunya, de sintonizar TV3. La infalible Pilar Rahola comentaba esta misma mañana, en referencia a la actuación policial que se estaba llevando a cabo en Plaza Catalunya, que ella tenía un hijo de 19 años que seguramente celebraría la victoria del Barça y que, desde luego, le parecía muy bien la actuación policial de “limpiar” dicha plaza.

Intentemos analizar reflexión tan profunda llevada a cabo por la vocera:

1. No sabemos si su hijo ha salido en el pasado a celebrar una victoria del Barça.

2. Si realmente antes ya había salido de celebración (y si no, no importa, otros hijos de otras personas sí lo hicieron), debería saber la infalible Rahola que los problemas son causados, precisamente, por los celebrantes.

3. Jamás he oído por parte de la infalible que pida a los mossos (ella habla de Policía Nacional, porque todo el mundo conoce sus referencias -algunos, incluso, conocemos a sus “patrocinadores”-, para ella la Policía Nacional son los mossos) que lleven a cabo una labor como la que sí justificaba hoy.

4. Da por supuesto que el Barça ganará y le parece correcto que si se diera esa, de momento, hipotética victoria, se empiece ya a desalojar a unas personas que nada tienen que ver con la celebración y que en ningún momento han dado muestras de violencia alguna, cosa que no puede decirse, precisamente, de los celebrantes de triunfos del Barça.

5. En definitiva, y para no perder demasiado tiempo con la presunta periodista, deberíamos pedir a todas las personas que necesiten muletas para caminar, que durante la celebración de acontecimiento tan importante, se abstengan de transitar por aquellos lugares que libremente hayan elegido los celebrantes (estos sí pueden hacerlo), para que las citadas muletas no puedan ser utilizadas como arma que pudiera dañar al hijo de la Sra. Pilar Rahola.

6. La petición citada en el punto 5. se hace extensible a los restaurantes, situados en la zona de celebración, que acompañan sus pedidos de, por ejemplo, cuchillos, tenedores, etc.,  para que se abstengan ese día de acompañar sus platos con semejantes utensilios, puesto que son susceptibles de ser utilizados con fines violentos y, por lo tanto, peligraría la feliz celebración del hijo de la Sra. Rahola.

Puesto que las declaraciones provienen de TV3, felicitar por la efectiva labor proselitista y adoctrinadora de esa cadena que, preguntada su audiencia si estaba de acuerdo con el desalojo, mayoritariamente la respuesta era “sí” (en el momento en que yo sintonizaba la cadena, 58% sí, frente a un 42% no). Reconozcamos que esa gran labor narcotizante está siendo tan efectiva gracias al aumento del número de cadenas dedicadas al deporte de la Televisión de Catalunya. Ahora podemos disfrutar de acontecimientos deportivos simultáneamente por 3 ó 4 cadenas. ¡Qué gran amor a la cultura!

Por otra parte, ¿sabrá lo que significa la Sra. Rahola libertad de circulación, de reunión y de expresión?
Respecto a la libertad de opinión (y todo lo relacionado con ese derecho) da la impresión que la propia Pilar diría que sí, pero siempre y cuando esas opiniones sean favorables a sus patrocinadores, que para eso la recompensan, premian, condecoran y gratifican.

7. Por último, la Sra. Pilar Rahola debe pensar que los jóvenes presentes en la Plaça Catalunya no tienen madres. Pues se equivoca, sí tienen madre; quizás no con una posición tan boyante como la suya que hace que, efectivamente, su hijo no tenga necesidad de ir a esas concentraciones ni de saber de qué van (aunque no podemos asegurar que no sea uno de esos jóvenes concienciados), pero seguramente esas madres conservan toda su dignidad, dignidad que dudo conserve la Sra. Rahola si alguna vez tuvo. Lo que posiblemente habrá pensado más de una de esas madres de los jóvenes es que ellas sí deberían tener derecho a reclamar para sus hijos que el Gobierno los proteja. Que los proteja de esa parodía de periodista que representa la Sra. Rahola, de esa bufonada de intelectual funcionaria que es la Sra. Rahola, y de unos políticos cobardes que han enviado a esa “gente” (que nada tienen de policías democráticos) a pegar a sus hijos. Pero a quién pueden quejarse, ¿a la OTAN?

Read Full Post »

“El consejero de Interior de la Generalitat, Felip Puig, ha pedido hoy a los acampados en la plaza de Catalunya de Barcelona que durante el fin de semana depongan su actitud para no coincidir con una posible celebración de la victoria del Barça en la final de la Champions y evitar así a posibles elementos incontrolados. Pese a la petición, los acampados de plaza Catalunya han reiterado  que seguirán en este lugar.” (El País, 26-05-2001)

Efectivamente, el conseller no quiere echar por la borda tanto esfuerzo invertido en  adoctrinar y narcotizar a nuestros –estos sí– modélicos ciudadanos. Ante la disyuntiva de prohibir a los hinchas del barça que celebren (¿celebren?) la victoria de su equipo en un lugar distinto del que se encuentra junto a Plaza Catalunya, prefiere desalojar a los pacíficos manifestantes del movimiento 15-M.

¿Será que no quiere correr el riesgo de que a alguno de esos “celebrantes” le dé por seguir el lema de alguna de las pancartas de los acampados, por ejemplo, aquellas tan peligrosas y provocadoras que rezan cosas como: “¡Lee más!”, “pienso, luego estorbo” o “quiero un país sin políticos corruptos”?

Finalmente parece que lo lograrán. Leo con inquietud en el blog de Rebeca Carranco, que los Mossos, a las 7 horas de la mañana aproximadamente,  han rodeado la Plaza Calalunya y que, con la escusa de llevar a cabo una “limpieza” de la misma, han ordenado que los servicios de limpieza entren y “limpien”, es decir, desmonten todo lo que encuentren. “Sillas, colchones, maderas, pancartas, botellas… El servicio de limpieza de Barcelona desmonta las comisiones de #acampadabcn”, informa Carranco.

En fin, era de esperar. Lo que resulta realmente nauseabundo es la utilización de los trabajadores del servicio de limpieza para llevar a cabo ese trabajo de desalojo. Qué paradoja, el servicio de limpieza llevando a cabo un servicio tan sucio. De todos modos, entiendo que los trabajadores de este servicio (y para “ese  servicio”) no se hayan negado a realizar tal trabajo, con los líderes sindicales que tienen lo extraño es que la orden no la hayan dado esos mismos líderes hace tiempo.

Lo último:” Decenas de personas se reúnen en los entornos de la plaza de Cataluña en #acampadabcn. Algunos gritos. No dejan entrar o salir a los camiones de limpieza”. En Rebeca Carranco, 8.36 horas del día 27 de mayo. No lo olvidéis.

Read Full Post »

Libertad de expresión y libertad de reunión son derechos fundamentales que deben darse -sin paliativos- en cualquier democracia que sea tal, es decir, una verdadera democracia.

El mismo gobierno (además de otros europeos, etc) que ha querido dar lecciones de democracia a los gobiernos de países donde se han iniciado protestas populares, como en Egipto, Túnez, Siria, Libia…, es el que mandó, el primer día de reunión de ciudadanos en una plaza pública de una ciudad como Madrid, a la policía antidisturbios a desalojar dicha plaza. En todo momento los reunidos han estado bajo la mirada de esas fuerzas de seguridad que no es necesario decir a quien sirven.

El artículo 21 de la Constitución garantiza el ejercicio al derecho fundamental de reunión. Pero en vista del Acuerdo al que ha llegado la Junta Electoral Central de no permitir esas reuniones a partir de las cero horas del sábado 21 de mayo hasta las 24 horas del domingo 22 de mayo, y en vista de, asimismo, las declaraciones manifestadas por miembros del gobierno, líderes de partidos políticos y (quizá de las más lamentables) líderes sindicales, ese ejercicio del derecho de reunión deben interpretarlo (no de manera inocente, desde luego) como libertad de reunirse para hacer un “botellón”, o libertad para acampar y reunirse ante la llegada de una estrella (adolescente o no) del pop, o para celebrar un triunfo deportivo…

En fin, parece claro que esa interpretación tan poco neutral y sí muy interesada de los portavoces del poder y sus cómplices (sindicatos, etc), deja muy claro qué cosas son “molestas” para el ejercicio de un poder que permita perpetuar esta situación de injusticia social, y qué cosas no sólo no son molestas sino que, además, actúan como narcotizantes de una sociedad cada vez más distanciada de la cosa pública.

Parece, según todo lo dicho, que ahora nos toca decidir: continuamos la senda marcada por los “valores políticamente correctos” de hacernos creer que somos rebeldes -pseudorebeldes, en realidad- porque organizamos botellones, o bien tomamos conciencia de que es necesario levantar la voz y hacernos oír.

La decisión es tuya.

(No dejéis de ver el vídeo de ARCADI OLIVERES, escuchad con atención su contenido, lo que ahí se dice es ya suficiente motivo para salir a la calle.)

ARCADI OLIVERES/ CONTRATACANDO
http://www.youtube.com/watch?v=JIHtxukLg2w&feature=share

WE ARE YOUR CRISIS
http://www.dailymotion.com/video/xit2f8_15m-democracia-real-ya-barcelona-we-are-your-crisis_creation#from=embed&start=122

DESPIERTA/SPANISH REVOLUTION
http://www.youtube.com/watch?v=HSS7J3lhRWA&feature=player_embedded

Read Full Post »

Older Posts »